Archivo de la categoría: Libertad Religiosa

La derogación del concordato, necesaria para la libertad de la Iglesia – Gabriel Ariza

por Gabriel Ariza

23 de julio de 2017

Fuente: Infovaticana[1]

Una Iglesia preocupada por defenderse del pago del IBI, por salvar su ‘X’[2], o por mantener a los miles de profesores de religión que, seleccionados por los obispos, viven del erario público, no tiene la libertad que necesita para predicar el Evangelio, una provocación al mundo de hoy. Seguir leyendo La derogación del concordato, necesaria para la libertad de la Iglesia – Gabriel Ariza

Democracia y libertad religiosa – Card. Antonio Cañizares

Por Card. Antonio Cañizares

8 de julio de 2017

Fuente: Religión en libertad

El aten­ta­do con­tra la ca­pi­lla ca­tó­li­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, la pa­li­za dada a una mon­ja en Gra­na­da “por mon­ja”, y la mo­ción pre­sen­ta­da en el Con­gre­so de los Dipu­tados en or­den a mo­di­fi­car la Ley de Li­ber­tad Re­li­gio­sa por Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lu­nya, con un con­te­ni­do muy con­cre­to ideo­ló­gi­co, ade­más de otros múl­ti­ples sig­nos que se ob­ser­van y me­nu­dean úl­ti­ma­men­te más de lo que de­bie­ran en el pa­no­ra­ma es­pa­ñol, ha­cen sal­tar las alar­mas que avi­san que al­gu­nos pa­re­ce que es­tán em­pe­ña­dos, en­tre otras co­sas, en po­ner en pe­li­gro la de­mo­cra­cia y la paz, y eli­mi­nar, por su­pues­to, la fe y la Igle­sia ca­tó­li­ca de la faz de la so­cie­dad es­pa­ño­la y su­pri­mir nues­tras raí­ces co­mu­nes. Seguir leyendo Democracia y libertad religiosa – Card. Antonio Cañizares

La opción benedictina. Una reflexión – Mario Šilar

La opción benedictina. Una reflexión*

Primera parte

“Sólo quien se da a sí mismo crea futuro. Quien sólo quiere enseñar,
quien sólo desea cambiar a los otros, permanece estéril”.
Joseph Ratzinger, “El futuro de la Iglesia” (1969)

 “Escuchemos la voz de San Benito: de la soledad interior,
del silencio contemplativo, de la victoria
sobre el rumor del mundo exterior,
de este «habitar consigo mismo», nace el diálogo consigo y con Dios”.
Juan Pablo II, “Alocución en la Abadía de Montecassino
(18 de mayo de 1979)

 

Recientemente, está habiendo un intenso debate entre varios intelectuales en los Estados Unidos sobre el rol que deben desempeñar los creyentes en la vida pública. Esto adquiere especial relevancia en un entorno social marcado por la secularización, el relativismo e incluso la persecución de baja intensidad a los creyentes[1], por no mencionar las legislaciones que avanzan en líneas contrarias a la ley natural y el respeto a la libertad religiosa. Seguir leyendo La opción benedictina. Una reflexión – Mario Šilar

Josef Mayr-Nusser, casado, padre de un bebé, mártir y ahora beato

Josef Mayr-Nusser, casado, padre de un bebé, mártir y ahora beato

Alzó la mano y gritó: «General, no puedo jurar fidelidad a Hitler, mi fe y conciencia lo impiden»

Fuente: Religión en Libertad

24 de marzo de 2017

El Santo Padre puso como ejemplo para los padres en el reciente día de San José al italo-alemán Josef Mayr-Nusser, beatificado el sábado 18 de marzo en Bolzano, en el Tirol italiano, de donde era natural. Seguir leyendo Josef Mayr-Nusser, casado, padre de un bebé, mártir y ahora beato

¿Debemos los católicos festejar los 500 años de la reforma? – Gabriel Zanotti

26 de marzo de 2017

Fuente: Filosofía para mi

Por Gabriel J. Zanottti

Hay acolarados debates hoy en los católicos sobre si debemos o no festejar junto con nuestros hermanos protestantes los 500 años de la Reforma. Seguir leyendo ¿Debemos los católicos festejar los 500 años de la reforma? – Gabriel Zanotti

Gabriel Zanotti

Es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino, UNSTA y Doctor en Filosofía por la Universidad Católica Argentina. Es Director Acádemico del Instituto Acton. Twitter @gabrielmises

Libertad religiosa y libertad económica – Samuel Gregg

Religious Liberty and Economic Freedom[1]

15 de noviembre de 2016

Samuel Gregg

My subject is religious liberty and economic freedom. Concerning the first of these freedoms, one hardly need say that religious liberty is a subject of some urgency for many Christians today. In fact, in some cases, it is now literally a matter of life and death. Every day, it seems, we read of the brutal killing of Catholics and other Christians in the Middle East, in Africa, and in some parts of Asia. Sometimes this has more to do with ethnic and political rivalries than religion per se. It is also true that at least some of the violence against Christians flows precisely from antagonism toward Christianity as a religion. Seguir leyendo Libertad religiosa y libertad económica – Samuel Gregg

Samuel Gregg

Director de investigaciones del Acton Institute de los EEUU. Para más información ver http://www.acton.org/about/staff/samuel-gregg

Apostasía en el Islam, ¿hacia la libertad religiosa? – Emmanuel Pisani

por Emmanuel Pisani

Noviembre de 2016

Fuente: Revista Criterio[1]

¿Cuál es la situación del Islam en materia de libertad religiosa? El papa Francisco recordaba que “la libertad religiosa es un derecho intrínsecamente inherente a la naturaleza humana, a su dignidad, y es, además, un indicador de una sana democracia y una de las fuentes principales de la legitimidad del Estado… Resulta entonces incomprensible y preocupante que, hasta el día de hoy, en el mundo perduren las discriminaciones y restricciones de los derechos por el simple hecho de pertenecer y profesar públicamente una determinada fe. ¡Es inaceptable que, de hecho, subsistan verdaderas persecuciones por motivos de pertenencia religiosa! ¡También guerras! Esto hiere la razón, atenta contra la paz y humilla la dignidad del hombre.” ¿Es posible encontrar esta concepción en el Islam? El valor de la libertad de religión, de conciencia, de elección personal, ¿puede llevar a reconocer el “derecho” de un musulmán a cambiar de religión? ¿O semejante posición podría cuestionar los fundamentos mismos de la fe musulmana? Seguir leyendo Apostasía en el Islam, ¿hacia la libertad religiosa? – Emmanuel Pisani

¡Grande Pá! – Gustavo Irrazábal

1 de octubre de 2016

Por Gustavo Irrazábal

Fuente: Revista Criterio

Sucedió en Recoleta, en el bar La Biela. Dos chicas jóvenes, novias entre sí, se besaban en público, causando incomodidad a otros clientes del lugar. El mozo se acercó tímidamente para pedir que conservaran el decoro dentro del local. La reacción, como era de prever, fue explosiva y seguramente planificada de antemano: la organización de un “besazo” o “tortazo” frente al conocido café (que contó con más de 300 participantes de organizaciones defensoras de las “minorías sexuales”), y la denuncia de rigor al INADI. María Rachid, directora del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, inmediatamente dictaminó que se trataba de una actitud “sumamente discriminatoria”, ya que “todas las parejas y demostraciones de afecto deben ser tratadas por igual”.

Por su parte, la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del gobierno porteño lamentó en su comunicado, que “no siempre la realidad acompaña los avances legislativos”. Pero, en una simpática iniciativa para poner fin a esta situación, dicho organismo decidió brindar una capacitación a los casi 50 empleados de La Biela sobre “convivencia en la diversidad”, como modo de ayudarlos a liberarlos de “prejuicios y miradas estereotipadas”. Una especie de probation colectiva.

Es verdad que los legisladores están “avanzados” respecto del conjunto de la sociedad. Lo que no me queda claro es hacia dónde. Poco a poco nos vamos enterando que hemos votado gobernantes y legisladores para que nos “enseñen” la Verdad, a saber, que la educación que hemos recibido en nuestras familias, colegios o parroquias, la que nos ha inculcado los valores que inspiran nuestra vida, no son más que prejuicios atávicos, como ellos han descubierto providencialmente hace no más de cinco o seis años. Para quienes persistan en el “error” no hay derecho de propiedad (el dueño de un local no podrá decidir qué conductas son aceptables en él), tampoco libertad religiosa ni libertad de conciencia. Hay que reconocer, sin embargo, el encanto de este autoritarismo de rostro sonriente y comprensivo. Por el momento, nada de sanciones, sólo cursitos. El Gran Hermano también puede ser, cuando quiere, un Gran Papá.

Temo, entre otras cosas, por el futuro de las comunidades religiosas. ¿Qué pasará, por ejemplo, cuando un colegio religioso imparta contenidos que no se avienen a este nuevo dogma? ¿Y qué nos pasará a los sacerdotes cuando prediquemos el mensaje del Evangelio sobre estos temas o cuando nos neguemos a celebrar una “boda gay”? ¿Nos obligarán a hacer cursos de diversidad sexual? ¿O tal vez obliguen al arzobispo, confiando en el “efecto derrame”? O quizás un día el Gran Papá pierda la paciencia y nos amenace con la cárcel. Suerte que el papa Francisco vive en Roma…

Reseña de libro – One and Indivisible: The Relationship Between Religious and Economic Freedom

Julio 2016

Por  y Mimi Teixeira

Fuente: Acton Institute Power Blog

 

One and Indivisible is a new collection of essays on the connection between religious and economic liberty. Those who regard freedom as essential should uphold the importance of both religious and economic liberty; these essays dig deeper in search of an essential connection or natural interplay between the two. Seguir leyendo Reseña de libro – One and Indivisible: The Relationship Between Religious and Economic Freedom

No Papa Francisco, la economía no causa el terrorismo – Samuel Gregg

El terrorismo islámico tiene poco que ver con factores económicos. Sin embargo, debe mucho a la religión.

3 de agosto de 2016

Por Samuel Gregg

Fuente: The Stream              

          En su reciente entrevista en el vuelo de regreso de Polonia, el Papa Francisco ofreció una curiosa interpretación economicista de la causa del terrorismo islámico. Hablando después del martirio del padre Jacques Hamel por dos yihadistas, el Papa dijo lo siguiente, en respuesta a la pregunta acerca de las iniciativas concretas que él recomendaría para enfrentar el terrorismo:

“el terrorismo crece cuando no hay otra opción, cuando al centro de la economía mundial está el dinero y no la persona, el hombre y la mujer, esto ya es el primer terrorismo. Ignorar la maravilla de la creación, que es el hombre y la mujer, es un terrorismo de base contra toda la humanidad. Pensemos en eso.”[1]

Aquí el Papa parece sostener que el terrorismo debe mucho a las condiciones económicas: que el predominio de la pobreza, de grandes desigualdades y desempleo, por ejemplo, estarían conduciendo a algunos musulmanes en el yihadismo. Una observación anterior del Papa en la misma entrevista presagia esta idea: “¿cuántos jóvenes, –dijo– que nosotros europeos, hemos dejado vacíos de ideales, que no tienen trabajo… y van a la droga o el alcohol se juntan en grupos fundamentalistas?”. Sin embargo, ¿realmente factores como la pobreza económica y la avaricia realmente funcionan como causas del terrorismo islamista?

 

Nunca o casi nunca es la economía

Con posterioridad al 11S, líderes políticos que van desde Al Gore a George W. Bush sostuvieron que la pobreza era una causa significativa del terrorismo. Una investigación académica de este preciso problema, sin embargo, arribó a conclusiones diferentes. El informe sostiene:

“… nuestra revisión de la evidencia ofrece pocas razones para el optimismo de que una reducción en la pobreza o un aumento en el presentismo escolar puedan reducir significativamente el terrorismo internacional. Cualquier conexión entre pobreza, educación y terrorismo es indirecto, complicado y casi seguro bastante débil”.

          Los grupos examinados en este estudio incluían a militantes de Hezbollah y terroristas palestinos. En su caso, el estudio encontró que, “la evidencia disponible indica que, comparada con la población relevante, miembros del ala militante de Hezbollah o terroristas suicidas palestinos es tan probable que provengan de familias económicamente acomodadas y con un relativamente elevado nivel educativo como que provengan de las filas de los económicamente desfavorecidos y sin educación”.

          Mirando fuera del Medio Oriente, la misma investigación relevó a organizaciones identificadas como grupos de odio en los Estados Unidos. Nuevamente, concluye que “la ocurrencia de crímenes de odio y el predominio de grupos de odio se encuentra que no están relacionados con las circunstancias económicas del área”. También se encontró que la existencia de grupos de odio, como el Klu Klux Klan, “no tenía relación con las tasas de desempleo, los índices de divorcio, la proporción de población negra o la brecha en los ingresos entre los blancos y los negros en un condado determinado”.

          Otra investigación citada en el informe de 2003, analizó el Ejército Rojo en Japón, el grupo mafioso Baader-Meinhof en Alemania, el IRA en Irlanda, las Brigadas Rojas en Italia y el Ejército de Liberación Nacional en Turquía (THKO). Esta investigación determinó que “la gran mayoría de individuos envueltos en actividades terroristas como cuadros o líderes tienen un buen nivel educativo. De hecho, aproximadamente dos tercios de los individuos identificados como terroristas son personas con estudios universitarios, graduados universitarios o estudiantes de posgrado”. Es más, más de dos tercios “provenían de la clase media o de la clase alta de sus respectivas naciones o áreas geográficas”.

          En síntesis, los terroristas, por lo general, no provienen de ámbitos económicamente desfavorecidos o empobrecidos. Más aún, si la pobreza o la ausencia de oportunidades de desarrollo económico impulsara a las personas a inmolarse a sí mismos y a personas inocentes, conduciendo grandes camiones contra multitudes aglomeradas, degollando a sacerdotes, ejecutando a religiosas o asesinar a la población judía con hachas, uno esperaría que hechos similares se produjeran en las regiones del Este de la China rural empobrecida, en grandes franjas del territorio de la India o en el centro urbano de Detroit, durante décadas. Sin embargo, no se producen.

 

¿Qué impulsa a los terroristas musulmanes?

Si el yihadista promedio no actúa por dinero, entonces, en palabras del economista de Harvard Robert Barro, “resulta demasiado inocente pensar que la mejora en el nivel de ingresos y en la educación lograrán, por sí mismos, que se reduzca el terrorismo internacional”. Esto no es una razón para no luchar contra la pobreza. En opinión de Barro, sin embargo, “el objetivo de reducir la pobreza sigue siendo laudable, pero sobre otras bases que las de combatir el terrorismo. Para encontrar una solución definitiva al problema del terrorismo tenemos que seguir mirando hacia otros motivos”.

          En algunas ocasiones, el Papa Francisco ha reconocido que elementos de la teología islámica tienden en sí mismas a legitimaciones de la violencia yihadista. En una entrevista, por ejemplo, afirmó que “es verdad que la idea de conquista es inherente al alma del Islam”.

          Sin embargo, acto seguido, Francisco matizó su afirmación haciendo una extraña analogía con el mandamiento cristiano de evangelizar –como si la difusión del Evangelio era de algún modo parangonable con la violencia yihadista. ¿Podría el Papa estar subestimando cuán distintamente las creencias islámicas contribuyen al terrorismo islamista?

          En una entrevista posterior al ataque del camión en Niza, el distinguido historiador francés de la filosofía y ganador del premio Ratzinger de teología del año 2012, Remi Brague, sostuvo que “no existe una verdadera línea divisoria entre el Islam y el islamismo. Es un tema de grados, no de tipos”. Estas palabras –dichas por quien sea tal vez la mayor autoridad mundial en pensamiento clásico comparado del judaísmo, el cristianismo y el islamismo– pueden sonar duras de oír para el progresista occidental tipo. Pero eso no las hace menos verdaderas.

          Otro intelectual católico, el jesuita egipcio y experto en el Islam, el P. Samir Khalil Samir h incluso, de modo muy educado, sugerido que puede haber un elemento de pensamiento buenista (wishful thinking) en la aproximación que hace Francisco del terrorismo islámista. Reflexionando sobre la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, el Padre Samir comentó:

          “En la Evangelii Gaudium –escribe– ‘el verdadero Islam y la propia interpretación del Corán se oponen a toda violencia’. Esta afirmación es bonita y expresa una actitud muy benevolente por parte del Papa hacia el Islam. Sin embargo, en mi humilde opinión, expresa más un deseo que una realidad. El hecho de que la mayoría de los musulmanes se oponen a la violencia puede ser verdad. Pero sostener que ‘el verdadero Islam está en contra de la violencia’, no parece ser verdad: hay violencia en el Corán.”

          A esto, el Padre Samir agrega: “aquellos que critican al Islam por razón de la violencia no están haciendo una generalización odiosa e injusta: como se manifiesta en los conflictos sangrientos que se están produciendo en el mundo musulmán en la actualidad. Aquí en el Este, entendemos muy bien que el terrorismo islamista tiene una motivación religiosa, con referencias, oraciones y fatwas de imanes que alientan la violencia”.

          Muy acertadamente, el Papa Francisco no quiere sugerir que Occidente, o el cristianismo en particular, desean una guerra inspirada por la religión con el Islam. Ello supondría ponerse en manos de los yihadistas. Más aún, como subraya Brague, “es necesario verdadera y claramente distinguir entre, por una parte, el Islam, con todas sus manifestaciones y niveles de intensidad, y, por la otra, a los musulmanes de carne y hueso”. El Papa también tiene que tener en cuenta la situación de los cristianos en los países de mayoría musulmana –aunque, como señaló recientemente George Weigel, la actual aproximación del Vaticano al Medio Oriente ha hecho poco por detener la persecución que sufren los cristianos de Medio Oriente por parte de los terroristas musulmanes.

       La gran mayoría de los musulmanes no son terroristas. Sin embargo, la mayor parte de los terroristas en la actualidad son musulmanes, para quienes las convicciones religiosas son una de las principales razones por las que saquean, torturan y matan a otros seres humanos –incluyendo otros musulmanes. Creer que la reducción de la desigualdad económica en las naciones islámicas o que el aumento de las ayudas sociales a los musulmanes pobres en Europa occidental reducirá de algún modo el terrorismo no solamente no se condice con la evidencia. También falla en tomarse al Islam seriamente como una religión.

         Y esto no es útil para nadie –especialmente para los musulmanes.

 

Nota: La traducción del artículo original No, Pope Francis, the Economy Doesn’t Cause Terrorism”, publicado por The Stream, el 3 de agosto de 2016 es de Mario Šilar del Instituto Acton para el Acton Institute.

 

[1] Las citas de la entrevista del Santo Padre se han tomado de la versión completa que ofrece el portal de Aciprensa: https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-rueda-de-prensa-del-papa-francisco-en-el-vuelo-de-cracovia-a-roma-51094/.

Samuel Gregg

Director de investigaciones del Acton Institute de los EEUU. Para más información ver http://www.acton.org/about/staff/samuel-gregg