Archivo de la categoría: Libre mercado

La respuesta a una objeción católica a Ludwig Von Mises – Carmelo López-Arias

Por Carmelo López-Arias

3 de agosto de 2018

Fuente: Religión en Libertad 

En La acción humana (1949), Ludwig von Mises (1881-1973) analizó magistralmente la estructura de los precios en su libre formación y las consecuencias deletéreas de cualquier intervención en ella ajena a la voluntad de las partes. En particular, la del Estado. Toda la poderosa lógica con la que a partir de ahí desgranó su pensamiento, hasta alcanzar una amplísima variedad de fenómenos económicos, reposa en última instancia sobre la naturaleza atribuida al intercambio y su valoración subjetiva.

El edificio así alzado resulta admirable y armonioso. Sin embargo, algo chirría y decepciona cuando se examina de cerca su fundamentación filosófica, pues Mises quiso vincular específicamente su teoría sobre los intercambios a una teoría sobre el obrar del hombre, es decir, hacer de la economía el corolario de una antropología. Al hacerlo, formuló unas críticas a la metafísica trascendental, a la moral finalista ontológica y a la ley natural como expresión de la ley de Dios que no son solo erróneas e inaceptables desde la doctrina católica, sino que traslucen una lamentable confusión conceptual y una sorprendente incapacidad para entender bien la posición que rebate.

El asunto no es baladí. Cuando se plantea, como hace Mises, una construcción intelectual completa de forma deductiva, la solidez de los basamentos se convierte en el punto clave. No porque sea necesariamente falso todo lo que se deduzca de un principio falso, sino porque la verdad de las conclusiones deducidas a partir de un principio falso ya no reposa sobre la lógica interna del razonamiento y exige una prueba externa que no siempre se aporta ni puede aportarse. El error de base no tumba, pues, todas las inmensas aportaciones de La acción humana, pero perdería la obra buena parte de su relevancia histórica y, por qué no decirlo, de su encanto.

La solución

Un reciente libro arroja algo de luz. Se trata de Libertad económica, capitalismo y ética cristiana, recopilación de diversos trabajos de Martin Rhonheimer, de 68 años, suizo, doctor en Filosofía y sacerdote del Opus Dei. Editado por Mario Šilar para el Centro Diego de Covarrubias y Unión Editorial, el texto cumple lo que promete su subtítulo: Ensayos para un encuentro entre economía de mercado y pensamiento cristiano.

Como es sabido, toda una corriente entre los teóricos de la Escuela Austriaca de Economía atribuye su paternidad a la Escuela de Salamanca, cuyos teólogos y filósofos, religiosos en su mayoría, habrían establecido ya en el siglo XVI los fundamentos de la economía de mercado en la ley natural impresa por Dios en el hombre. Ni entro ni salgo en la cuestión erudita sobre esa paternidad, aunque sí conviene discernir que, una vez definido qué se entiende por economía de mercado, no hay un debate sino dos: un debate es afirmar o negar la existencia de una vinculación intelectual entre ambas escuelas, y un debate distinto es afirmar o negar que la economía de mercado se fundamente en la ley natural.

Rhonheimer, desde luego, lo afirma. Y en el ensayo La ética de la economía de mercado: una evaluación crítica a la interpretación utilitarista de Ludwig von Mises, incluido en el volumen, señala los “serios errores” en los que incurre el sabio economista al rechazar la ley natural como fundamento de la economía de mercado.

“El argumento central de Mises de que la economía de mercado es el orden natural de la cooperación social beneficiosa para cada persona individual es mucho más compatible con la idea clásica del derecho natural y la antropología judeo-cristiana, que concibe a los seres humanos creados a imagen y semejanza de Dios, que con el utilitarismo”, apunta.

El problema es que Mises entendía mal tanto el utilitarismo en el que creía basarse como el derecho natural que creía combatir, y que confundía con el contractualismo propio del iusnaturalismo racionalista, totalmente distinto al iusnaturalismo clásico acorde con la doctrina católica. (Eminentes juristas católicos como Juan Vallet de Goytisolo o Michel Villey han estudiado en profundidad sus diferencias.)

“Incluso los grandes pensadores a veces malentienden la verdadera naturaleza de los fundamentos filosóficos de su pensamiento”, lamenta Rhonheimer. El sabio ucraniano (de Lemberg, entonces Imperio Austro-Húngaro) ve el pensamiento cristiano como una especie de fideísmo donde la razón autónoma no existe y “la ley y la legalidad, las normas morales y las instituciones sociales” son “veneradas como insondables decretos del cielo”. Como si no hubiese leído a Santo Tomás de Aquino.

Al mismo tiempo, Mises considera “utilitarista” una concepción del interés y del bienestar que no tiene nada de específicamente utilitarista e incluso “puede ser perfectamente compatibilizada con la clásica idea de derecho natural”, dice Rhonheimer. Que la ética de Mises sea “subjetivista” y, en ese sentido, incompatible con la filosofía cristiana, no significa que sea “utilitarista” ni que su concepción del mercado como un orden natural beneficioso sea ni una cosa ni otra. La acción humana no defiende el mercado por su mera utilidad, sino que defiende su utilidad en cuanto que es expresión de un orden natural de las cosas.

Rohnheimer consigue así resolver convincentemente la paradoja Mises, considerando que los fundamentos filosóficos de La acción humana no son los que creía su autor, aquejado tal vez de prejuicios y una deficiente formación filosófica, pero sí los que se infieren de sus propios planteamientos, aunque él mismo no supiese ver la inferencia. Sus páginas conservan así la credibilidad lógica que exige un edificio construido deductivamente.

En éste y en los otros nueve capítulos que forman Libertad económica, capitalismo y ética cristiana, Rohnheimer defiende con solvencia los principios del libre mercado de las críticas más habituales de índole moral que suelen formulársele desde un planteamiento cristiano. Es una lectura sumamente enriquecedora, se compartan o no todos o parte de sus argumentos, que en cualquier caso resultan sanamente desintoxicadores de socialismo.

Con Pablo Victoria y Juan Marcos de la Fuente

Si se me permite una digresión personal, ha sido un alivio encontrar estas páginas de Rohnheimer. Guardo con gran cariño mi ejemplar de La acción humana. Fue un obsequio generoso de su editor, Juan Marcos de la Fuente, fallecido el año pasado. Acudí a conocerle a su casa, hace quince años, junto con Pablo Victoria, el activo ex senador colombiano a quien los españoles debemos haber rescatado del olvido la figura de Blas de Lezo con el bestseller El día que España derrotó a Inglaterra, que publicaría poco después.

Juan, vocacional editor en España desde 1973 de todos los autores de la Escuela Austriaca a través de Unión Editorial, nos recibió con cordialidad y hospitalidad nada comunes. Victoria había escrito un libro sorprendente, La sociedad postliberal y sus amigos. El genocidio del intelecto, audaz y rigurosa simbiosis de liberalismo económico y tradicionalismo católico, y ese asunto figuró también aquella tarde entre las profundas cuestiones abordadas en la agradable y elevada conversación de la que fui testigo.

Regresando a Madrid, Pablo me cantó las excelencias de La acción humanacon una pasión que, añadida al agradecimiento por el regalo recibido, me lanzaron sin dilación a la lectura. Así llegaron el deslumbramiento, por un lado, y por otro la decepción, que ahora considero satisfactoriamente resuelta. Vaya esta recensión, pues, en homenaje de gratitud a ambos.

 

El pobrismo: la exaltación de la pobreza – Manuel Solanet

26 de julio de 2018

Por Manuel Solanet, Director de la Fundación Libertad y Progreso

Fuente: Libertad y Progreso  

El pobrismo podría ser definido como la exaltación de los pobres, poniendo el énfasis en su defensa frente al resto de la sociedad. Es un enfoque clasista aunque distinto al del marxismo. No se sintetiza en los trabajadores versus el capital, sino en los pobres frente a los ricos y el poder económico. Mientras el marxismo habla de la explotación, el pobrismo habla de la exclusión y el descarte.

El pobrismo no considera la movilidad social. Los pobres son y serán. Con ellos se desarrollan lazos afectivos, de solidaridad y también de ayuda. Pero el pobrismo no elabora políticas ni procedimientos para que cada uno de los pobres evolucione hacia la riqueza. Más bien desarrolla un discurso de protesta dirigido a quienes ellos creen egoístas, que desprecian a los pobres o en el mejor de los casos los ignoran. El pobrista suele adoptar perfiles austeros y emblemáticos en su vida personal. Es una forma de expresar su vocación o preferencia por los pobres.

El pobrismo es característico de gente buena. No nace en el resentimiento ni postula la lucha de clases. Tiende al asistencialismo. A redistribuir la riqueza que ya existe. Desconoce la inversión productiva y la generación de trabajo. Esto es consecuencia de que los pobristas descreen en el capital y tienen aversión a las grandes empresas. Prefieren dar pescado que enseñar a pescar. A lo sumo son condescendientes con la pequeña empresa, las pymes, que serían una réplica de los pobres frente a las grandes corporaciones. Sospechan que éstas ganan demasiado y que son remisas a distribuir los beneficios entre sus obreros.

Al exaltar la pobreza, parecería que el pobrismo no desea que los que hoy son pobres dejen de serlo. No indaga sobre las causas de la pobreza ni sobre el desarrollo económico y social producido por los distintos sistemas económicos. En esa ignorancia hace prevalecer visiones inmediatistas. Por ello rechaza el capitalismo o la economía de mercado, desconociendo que fue el único sistema que efectivamente contribuyó a reducir la pobreza en el mundo. Hoy también rechaza la globalización.

Es común que el pobrismo tenga base religiosa. Para los hombres de Fe vale el mandato evangélico de amar al prójimo como a sí mismo. El Papa Francisco es un pobrista y ha convocado a esa visión a muchos otros obispos y sacerdotes. El mensaje de “Laudato si” en su capítulo social expone con toda claridad esa posición, que luego se ha reiterado en todos los mensajes y documentos.

Debe diferenciarse el pobrismo de la verdadera ayuda efectiva a los pobres, que es la que trata que salgan de esa situación, que dejen de ser pobres. Ayuda efectiva es, por ejemplo, la del sacerdote Pedro Opeka que desde hace 50 años trabaja en una comunidad en Madagascar. Su tarea, además de espiritual, ha sido de ayuda para que personas de extrema pobreza, salgan de ella. Les ha hecho construir viviendas, enseñándoles con su propia participación. Les creó escuelas, agregando luego colegios secundarios y una universidad. Su preocupación fue capacitarlos para que evolucionen intelectual y materialmente. Escuché al Padre Opeka agradecer el premio que le otorgó la Universidad del CEMA, un centro educativo orientado a la libertad económica. En su discurso explicó cómo darle a sus asistidos las capacidades para desarrollarse por sí mismos. Es una filosofía coincidente con la sostenida en el mundo por el Instituto Acton. Ella nos dice que debe superarse la mera actitud compasiva, que deviene en protestataria para luego impugnar paradójicamente los sistemas económicos que más han hecho para salir de la pobreza.

 

Comercio es compañerismo: cómo los aranceles dificultan la relación humana – Joseph Sunde

Por Joseph Sunde

31 de marzo de 2018

 

A medida que los partidarios del libre comercio continúan luchando con los aranceles propuestos por el presidente Donald Trump para el acero y aluminio importados, puede ser fácil poner atención solamente en los efectos inmediatos o superficiales, ya sea que nos preocupemos por un alza en los precios al consumidor, una desaceleración del crecimiento, una disminución del dinamismo en el país, o una tensión en las relaciones diplomáticas con el exterior. Seguir leyendo Comercio es compañerismo: cómo los aranceles dificultan la relación humana – Joseph Sunde

Seis formas en que la libertad económica beneficia a los pobres del mundo – Rev. Ben Johnson

 

1 de marzo de 2018

Por Rev. Ben Johnson

Acton Institute

Incluso la mayoría de los críticos admite que el mercado libre es el más grande sistema de generación de riqueza en la historia, pero afirman que los pobres se benefician más de los sistemas económicos intervencionistas. De hecho, la libertad económica eleva a los menos acomodados en más naciones de laissez-faire a una mejor posición basada en factores tales como el ingreso promedio, la esperanza de vida, la alfabetización y otras formas de libertad personal, que aquellos que viven en economías no libres. Seguir leyendo Seis formas en que la libertad económica beneficia a los pobres del mundo – Rev. Ben Johnson

Valores italianos liberales y economía – Flavio Felice y Luca Sandonà

por Flavio Felice y Luca Sandonà

ABSTRACT

Alcide De Gasperi and Konrad Adenauer, two founding fathers of European integration, shared a bilingual culture, a strong Catholic faith, and a market-oriented economic approach based on the principle of subsidiarity. We analyse the reflections on European economic integration by the Italian values-grounded liberals Luigi Sturzo and Luigi Einaudi and by the German social market economists Alfred Müller-Armack and Wilhelm Röpke, all of whom influenced the policies of De Gasperi and Adenauer and their contributions to the Treaty of Rome. The conclusion draws lessons for the present and future state of the European Union. Seguir leyendo Valores italianos liberales y economía – Flavio Felice y Luca Sandonà

¿Qué es «hombre económico»? – Kishore Jayabalan

 

Por Kishore Jayabalan[1]

31 de octubre de 2017

Los intelectuales a menudo son críticos ruidosos del capitalismo. La mayoría de ellos se inclina políticamente hacia la izquierda, por lo que es fácil identificar al anti-capitalismo con el progresismo. No es coincidencia, por lo tanto, que el estado de bienestar moderno haya sido administrado por élites ansiosas de corregir las supuestas fallas del mercado en el camino hacia una sociedad más igualitaria. Las élites izquierdistas tienden a ser profesores universitarios en lugar de capitanes de industria, pero siguen siendo élites. Seguir leyendo ¿Qué es «hombre económico»? – Kishore Jayabalan

Una mala comprensión de la desigualdad de ingresos – Anne Rathbone Bradley

We are getting income inequality wrong – and that’s dangerous

por Anne Rathbone Bradley

16 de agosto 2017

Fuente: Acton Institute

The topic of income inequality is not new, but it is increasingly dominating academic and policy conversations. When French economist, Thomas Piketty, wrote a 704-page tome on income inequality in 2014 it sold out quickly.  How could a massive book on such a technical concept generate so much popular interest?  Piketty tapped into some deep and growing concerns that Americans have about income inequality. Is the large gap between the rich and poor in the United States a problem and is it getting worse? If so, what should we do about it and what can we do about it? Christians must wrestle with these questions if we truly want to help not only the poor, but all those who might be increasingly marginalized by a rigged system. Seguir leyendo Una mala comprensión de la desigualdad de ingresos – Anne Rathbone Bradley

El contrato como instrumento regulatorio de las relaciones laborales – Alejandro Sala

 

Por Alejandro N. Sala

10 de agosto de 2017

El cierre de la fábrica de la firma PepsiCo, ubicada en la localidad de Florida, dio lugar al despido de cientos de trabajadores. La empresa había advertido acerca de esta decisión desde hacía ya bastante tiempo y pagó las indemnizaciones establecidas por la ley, inclusive con exceso. El incidente admite un análisis que trasciende la mera anécdota. Seguir leyendo El contrato como instrumento regulatorio de las relaciones laborales – Alejandro Sala

Sobre el pensamiento de Christopher Ferrara – Tom Woods

Por Tom Woods

23 de julio de 2017

Fuente: Página personal de Tom Woods

Con motivo de la reciente traducción al castellano/español del libro de Christopher Ferrara (The Church & the Libertarian. A Defense of the Catholic Church’s Teaching on Man, Economy, and State, Remnant Press, 2010), en el que se vuelve a presentar la tesis según la cual “el liberalismo, tanto político como económico” como “destructores de la civilización Occidental y responsable de sumir al mundo Occidental en el borde de la ruina” (traducción del editorial review en Amazon.com), resulta oportuno leer el comentario de Tom Woods, al hilo de un debate que tuvo con Christopher Ferrara hace ya algún tiempo. Seguir leyendo Sobre el pensamiento de Christopher Ferrara – Tom Woods

United, el mercado libre y las sillas que vuelan – Gabriel Zanotti

por Gabriel J. Zanotti

Fuente: Filosofía para mí

14 de abril de 2017

Una vez más, amigos y no tan amigos se han asombrado de mis críticas a la barbarie de los CEOs de United permitiendo y siendo responsables del bestial “castigo” al pasajero que no quiso levantarse de su asiento legítimamente adquirido. No voy a debatir ahora el caso de la sobreventa, la comparación con el free banking, etc.; de eso tendría mucho que decir pero no es el objetivo de esta entrada. Seguir leyendo United, el mercado libre y las sillas que vuelan – Gabriel Zanotti

Gabriel Zanotti

Es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino, UNSTA y Doctor en Filosofía por la Universidad Católica Argentina. Es Director Acádemico del Instituto Acton. Twitter @gabrielmises