El Papa destaca el ejemplo de Chiara Lubich

28 de enero de 2015
Fuente: AICA

La catedral de Frascati, Italia, colmada y más de 18.000 conexiones de internet en todo el mundo acompañaron la apertura de la causa de beatificación y canonización de Chiara Lubich, fundadora del movimiento de los Focolares. El papa Francisco participó mediante un telegrama remitido por el secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin, en el que puso de relieve “el luminoso ejemplo de vida de la fundadora del Movimiento de los Focolares”.

El Santo Padre además “invocó abundantes dones para los que están comprometidos en la postulación e instó a dar a conocer al pueblo de Dios la vida y obra de quien, aceptando la invitación del Señor, encendió una luz para la Iglesia en el camino de la unidad”.

Monseñor Raffaello Martinelli, obispo de Frascati, Italia, que presidió la ceremonia, recordó que de ahora en adelante el Tribunal Eclesiástico está llamado a examinar “las obras, las virtudes y los escritos” de la fundadora para continuar con el proceso.

La celebración comenzó con el rezo de las Vísperas, en una atmósfera solemne se cumplieron los requisitos para el establecimiento de la corte, la lectura de la “difamación suplicante” con la que el Movimiento de los Focolares en diciembre 2013 pidió la apertura de la causa. A lo largo de los seis años transcurridos desde la muerte de Chiara Lubich -dice el documento- “creció de forma continua y estable y se extendió cada vez más en todo el mundo entre la opinión de los fieles la pureza y la integridad de la vida de la Sierva de Dios, ella practicó las virtudes en grado heroico, así como las gracias y favores recibidos de Dios a través de su intercesión”.

Finalizada la celebración tomó la palabra la presidenta del Movimiento de los Focolares, María Voce, quien describió el don que Chiara Lubich fue para muchos: “Celebrando el carisma que Dios le dio, Chiara fue generosa para que este camino de vida evangélica fuera recorrido por muchos, con una determinación siempre renovada, para ayudar a los que encontraba para que pusieran a Dios en el primer lugar y así poder “hacerse santos juntos”.

“Su mirada y su corazón, añadió, se movían con un amor universal, capaz de abrazar todas las personas más allá de las diferencias, siempre estaba decidida llevar a cabo el testamento de Jesús: “Ut omnes unum sint” (para que todos sean uno)

La presidenta del movimiento de los Focolares recordó al grupo de compañeros que acompañó a Lubich desde el primer momento ofreciendo el testimonio de la belleza y la posibilidad de recorrer juntos, en unidad, el camino hacia la meta”, y finalizó afirmando que “vamos a esperar con la humildad del sabio juicio del Santo Padre y le pedimos a Dios, sólo para su gloria y para el bien de muchos, que, con el posible reconocimiento de la ejemplaridad de Chiara, la humanidad y la historia puedan conocer nuevos desarrollos de paz, unidad y fraternidad universal”.

Concurrida representación

Numerosas personalidades colmaron la catedral de Frascati, entre ellos los cardenales Tarcisio Bertone, Ennio Antonelli, Joao Braz de Aviz, Miloslav Vlk; los obispos Carlos Tissera de la Argentina y Brendan Leahy de Irlanda; y la presencia ecuménica del archimandrita Simeón Catsinas, de la Iglesia Ortodoxa de Roma en representación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, y el sacerdote ortodoxo rumano, padre Gabriel, enviado por el obispo ortodoxo rumano de Italia, Siluan. También participó, en representación del mundo musulmán, el director del Tíber Cenap Mustafá Aydin de Turquía. Desde Japón, en representación del movimiento budista Rissho Kosei-Kai, el Dr. Mizumo. Además de varios alcaldes de municipios vecinos, una delegación de Trento, el lugar de nacimiento de Chiara, y un grupo de familiares de la Sierva de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *