Archivo de la etiqueta: destacado

Estados, naciones, fronteras e inmigración – Gabriel Zanotti

 

12 de febrero de 2017

por Gabriel J. Zanotti

Fuente: Blog personal “Filosofía para mi”

Cuando L. von Mises vio disolverse su amado Imperio Austro-Húngaro (sí, lo amaba, detalle interesante para los anarco-capitalistas) escribió una de sus más monumentales y menos leídas obras: Nation, State, and Economy. Allí sistematizó una de sus grandes ideas: la diferencia entre estado y nación, tema que aparecería de vuelta en Liberalismo y en Teoría e Historia. Seguir leyendo Estados, naciones, fronteras e inmigración – Gabriel Zanotti

Gabriel Zanotti

Es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino, UNSTA y Doctor en Filosofía por la Universidad Católica Argentina. Es Director Acádemico del Instituto Acton. Twitter @gabrielmises

In memoriam: Michael Novak [1933-2017] – Rev. Robert Sirico

El Presidente del Acton Institute de Estados Unidos, Rev. Robert Sirico, reflexiona sobre el fallecimiento de su amigo y mentor, Michael Novak, quien ha influenciado con sus obras a investigadores y teólogos para reconocer el potencial de la economía de mercado y la centralidad de la dignidad de la persona humana. Seguir leyendo In memoriam: Michael Novak [1933-2017] – Rev. Robert Sirico

Los dos déficits fiscales – Nicolás Cachanosky

8 de febrero de 2017

por Nicolás Cachanosky

Fuente: Infobae

El déficit fiscal es el mayor desequilibrio de la economía argentina. Cambiemos ha optado por una corrección gradual de los desequilibrios económicos y sostiene que en el 2016 se ha cumplido la meta fiscal de un déficit primario del 4,6% del PBI (360 mil millones de pesos). Este éxito vendría acompañado por una caída nominal del déficit primario (luego de descontar las transferencias de Anses y BCRA del 2015). Estos resultados parecen sugerir que el Gobierno está gradualmente corrigiendo el problema del déficit fiscal. Sin embargo, una mirada más cuidadosa sugiere que el problema fiscal de hecho ha empeorado. Seguir leyendo Los dos déficits fiscales – Nicolás Cachanosky

Los novios, de Manzoni, y la economía del Papa Francisco – Robert Sirico

Por el reverendo Robert A. Sirico

Para Acton Institute

 No es infrecuente analizar la literatura en respaldo de una determinada agenda política, económica y social; pero es algo que debe hacerse con gran cuidado.  Cuando se mira la alta cultura a través de un prisma crítico e ideológico reduccionista, se corre el riesgo de restringir el aporte que la literatura hace a la cultura, por mirar toda la obra de un artista desde el extremo equivocado del telescopio. En esta era posmoderna plagada de deconstrucción, es muy fácil blandir el argumento de que incluso los elementos más banales de nuestra cultura merecen consideración por parte de aquellos que tienen un interés personal en la crítica. Seguir leyendo Los novios, de Manzoni, y la economía del Papa Francisco – Robert Sirico

El Hombre de Davos, globalismo y la defensa del libre comercio – Samuel Gregg

 

Por Samuel Gregg

Son tiempos difíciles para el libre comercio —los más difíciles desde que la primera era de la globalización se detuvo estrepitosamente con el estallido de la guerra en 1914 y los aranceles barrieron al mundo después de 1918. Seguir leyendo El Hombre de Davos, globalismo y la defensa del libre comercio – Samuel Gregg

Samuel Gregg

Director de investigaciones del Acton Institute de los EEUU. Para más información ver http://www.acton.org/about/staff/samuel-gregg

El Papa alienta a los obispos de Chile en su lucha contra la despenalización del aborto

 

8 de febrero de 2017

Fuente: Aciprensa

Por Giselle Vargas

SANTIAGO, 21 Feb. 17 / 06:48 pm (ACI).- El 20 de febrero los obispos de Chile se encontraron con el Papa Francisco en el Vaticano en el marco de la visita ad limina, donde conversaron sobre los desafíos de la Iglesia local, como la defensa de la vida ante el proyecto de la ley del aborto y la posible visita del Pontífice al país del sur en 2018. Seguir leyendo El Papa alienta a los obispos de Chile en su lucha contra la despenalización del aborto

Qué son en realidad las tasas de interés y qué sucede cuando el gobierno interviene para fijarlas – Nicolás Cachanosky

5 de febrero de 2017

por Nicolás Cachanosky (Traducción del inglés de Gustavo Alejandro García)

Fuente: Punto de vista económico

La tasa de interés es uno de los conceptos más confusos en economía. ¿Qué son en realidad? ¿Cuál ha sido su rol en las distintas crisis económicas tales como la burbuja inmobiliaria de los 2000s?

Lo primero que hay que aclarar es lo que la tasa de interés no es. Algunos seguidores de las teorías de John Maynard Keynes sostienen que la tasa de interés es “el precio del dinero”. Esto debe ser dicho tan claro como sea posible: la tasa de interés no es el precio del dinero. Seguir leyendo Qué son en realidad las tasas de interés y qué sucede cuando el gobierno interviene para fijarlas – Nicolás Cachanosky

En memoria de Joe Keckeissen (1925-2011) – Juan José Ramírez Ochoa

31 de enero de 2017

Por Juan José Ramírez Ochoa M.A. | estratega@ufm.edu

Ha sido profesor en la Universidad Francisco Marroquín y fue asistente en la cátedra junto al Profesor Keckeissen durante sus últimos años activos.

Fuente: Instituto Fe y Libertad 

El presente artículo es una adaptación del original en inglés publicado por la Society of Catholic Social Scientist, de Estados Unidos en su revista oficial The Catholic Social Science Review en su número 16 del año 2011 (páginas 369 a 371). Seguir leyendo En memoria de Joe Keckeissen (1925-2011) – Juan José Ramírez Ochoa

Sobre Paul Ehrlich: ¿Por qué no acepta la verdad? – Carroll Ríos de Rodríguez

Quienes actuaron sobre la base de las apocalípticas predicciones poblacionales de Paul Ehrlich se arrepienten, pero el daño que hicieron y hacen es irreparable.

Por Carroll Ríos de Rodríguez

31 de enero de 2017

Es inaudito que muchas ONGs y organizaciones internacionales, como la Organización de Estados Americanos, sigan trabajando sobre la base de un mito: la sobrepoblación. Ahora disfrazan su meta un poco más, desde que un estudio publicado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), una de las entidades más alarmistas en el pasado, confesara que la población crece a un ritmo menor del temido, y que va en pique en buena parte del mundo Occidental. Ahora argumentan que el control de la natalidad, así como la legalización del aborto y la eutanasia, son necesarios para frenar un excesivo consumo de recursos naturales o para garantizar la autonomía de la mujer.  Seguir leyendo Sobre Paul Ehrlich: ¿Por qué no acepta la verdad? – Carroll Ríos de Rodríguez

El interminable mito de que el consumo precede a la producción – Alejandro Rodríguez

7 de febrero de 2017

por Alejandro Rodriguez

Fuente: LyP

Bien sabemos que el consumo es un objetivo clave de la actividad económica y la producción es simplemente su medio. Aunque parece evidente que para consumir algo, ese “algo” deba existir primero, en esta sociedad nos rodea con frecuencia la falsa idea de estimular el consumo para expandir la producción. Pero deberíamos saber que los bienes de consumo no caen del cielo, deben producirse y están al final de una larga cadena de procesos entremezclados de producción llamada “estructuras de producción” que cuanto más larga sea, producirá más y mejores bienes. Incluso la fabricación de un producto tan sencillo como un lápiz, requiere una red intrincada de procesos de producción que se extiende en el tiempo y abarca tanto países como continentes.

El proceso de formación de capital a través de “La Teoría Austríaca del Ciclo Económico” fue expuesto por Ludwing Von Mises en 1912 y desarrollado por F.A. Hayek en 1930. El mismo plantea claramente las etapas que deben sucederse para incrementar la productividad, lograr un aumento considerable en el consumo y con ello mejorar la calidad de vida para la población, incluyendo mejoras en el salario. Pero sucede que es un proceso natural, no estimulado artificialmente por los gobiernos de turno a través de sus bancos centrales.

El proceso inicia con un cambio en las preferencias temporales por parte de los consumidores, es decir, ahorristas que a través del precio del dinero, o sea la tasa de interés, valoran más el consumo futuro que el consumo presente y el incentivo es justamente la tasa de interés que recibirán a cambio. Ahora bien, ese cambio en las preferencias temporales producirá en el corto plazo un aumento considerable del ahorro y esa mayor liquidez en el sistema llevará a una caída posterior en la tasa de interés. Dicha reducción estimulará notablemente la inversión debido a que ahora hay mayores proyectos que son viables y que antes no lo eran. Lógicamente, tal postergación de consumo hacia adelante, producirá una caída en el consumo actual y eventualmente las empresas de bienes cercanas al consumo se verán resentidas por la menor demanda y el salario caerá producto de esa menor producción, inclusive puede haber despidos en esas industrias. Sin embargo, al mismo tiempo las industrias de bienes alejadas al consumo incrementaran tanto la demanda de trabajo como el salario para producir en mayores etapas, es decir, habrá un traslado de trabajadores de una industria hacia otra. Adicionalmente, y ya hablando del largo plazo, ese ahorro y modificación en las preferencias de los consumidores no solo permite estructuras de producción mayores sino que obtendrán como resultado mayor productividad y un consumo futuro mucho mayor del que existía previo a los cambios en las preferencias mencionadas, aumentando así la demanda de trabajo en las industrias cercanas al consumo y con ello también los salarios serán mayores allí. Ergo, habrá tanto mayor demanda de trabajo como mayor oferta de bienes provenientes tanto de industrias cercanas como alejadas al consumo y sobre todo a menores precios. No obstante para que el consumo siga creciendo, será necesario que se repita este proceso tantas veces como sea deseado y necesario.

Por otro lado, nótese que todo el proceso descripto anteriormente es tan natural como sostenible en el tiempo puesto que estos cambios en las preferencias de los consumidores hacia el consumo futuro igualan tanto una menor demanda de bienes por un lado como una menor oferta de bienes por otro (porque se produce pensando en el largo plazo), es decir no hay presiones ni excesos de ningún tipo. Sin embargo, si el banco central estimulara artificialmente para que baje la tasa de interés, por ejemplo mediante mayor oferta de dinero en el mercado, también habrá mayor cantidad de proyectos viables, pero en este caso las tasas de interés dejan de ser un precio que comunica información y los agentes económicos no podrán diferenciar qué produjo la baja de esas tasas, si fue por ahorro genuino de la gente o bien por artilugios de la banca central. En este último caso donde hay una clara intervención, las preferencias temporales de los consumidores no se modificaron, es decir, sigue habiendo mayor preferencia por consumo presente que por consumo futuro y esa tasa de interés reducida no estimula a ahorrar. Pero como los proyectos igualmente se llevan adelante, se pasa a producir menos para consumo presente pensando en el futuro y así, se contrae la oferta de bienes pero la demanda sigue firme, produciendo esta vez sí un descalce que presionará sobre los precios inmediatamente, hecho que obligará al banco central a que eventualmente suba los tipos de interés salvo que insista en seguir alimentando esa estimulación artificial (que en algún momento deberá cortarse), poniendo en jaque los proyectos que se están llevando adelante cuando la tasa era menor, volviendo inviables a proyectos que antes si lo eran y obligando a los agentes a desarmarlos, produciendo una crisis.

En conclusión, cuando se rompe la relación que existe entre ahorro e inversión, o lo que es lo mismo, cuando se pone al consumo por delante de la producción y para colmo se desincentiva el ahorro, el resultado es un beneficio de muy corto plazo que termina mal para todos. Muy diferente es el caso, cuando genuinamente los ahorristas trasladan crédito a través de las entidades financieras hacia las empresas para que estas con ese capital, inviertan en procesos de producción que requieran mayores etapas (cuanto más largas esas etapas aún mejor porque se traducen en bienes más importantes). Ello permitirá el crecimiento tanto de la productividad, el consumo, empleo y salarios y la renta nacional en forma permanente, y así el beneficio es total. Es el ahorro lo que permite la inversión y el alargamiento en la estructura de la producción y no viceversa.